Cualquier ocasión puede ser buena para poner en práctica la receta de esta tarta Guinness, que por cierto, no sabe a cerveza ni tiene alcohol. Probad a adaptarla a unos cupcakes individuales para una mesa dulce de comunión: ¡causarán sensación!

Tarta de chocolate Guinness

Probadla, os aseguro que no os arrepentireis. ¿A que está bonita?

Ingredientes para el bizcocho jugoso:

  • 250 ml de cerveza Guinness
  • 250 g de mantequilla
  • 200 g de crème fraîche (“nata fresca” o “nata fermentada”)
  • 75 g de cacao puro en polvo
  • 400 g de azúcar glass
  • 275 g de harina de repostería
  • 1 cucharada de azúcar vainillado
  • 2,5 cucharadas de bicarbonato sódico
  • 2 huevos
  • 16 g de gasificante (“levadura química”)

Ingredientes para el frosting delicioso:

  • 300 g de queso fresco de untar
  • 150 g de azúcar glass
  • 125 ml de nata para montar
  • Frutos rojos 

¡Manos a la obra!

Enciente el horno a 180º.

Calienta en un cazo la cerveza sin que llegue a hervir y añádele la mantequilla. Cuando esté disuelta deja enfriar.

Mezcla en un bowl los ingredientes secos: el cacao, el azúcar, la harina, el bicarbonato, el gasificante y el azúcar vainillado.

En otro recipiente bate la crème fraîche con los huevos y añade la mezcla de cerveza con mantequilla.

Vierte poco a poco la mezcla líquida sobre los ingredientes secos y mezcla bien. Llena un molde engrasado y hornea entre 45 y 60 minutos a 180º.

Corte de tarta Guinness

¿Quién se puede resistir a esta tarta? ¡Es adictiva! 

Para el frosting pica los frutos rojos y reserva. Bate hasta montar el resto de ingredientes.

Una vez que el bizcocho esté frio (puedes hacerlo el día anterior), córtalo en capas y pon una capa generosa de frosting con frutos rojos entre ellas.

Puedes decorarla con chocolate derretido y frutos rojos, extender una capa uniforme de frosting por fuera o… ¡como se te ocurra!