¿Sabías que se llaman magdalenas si suben mucho en el horno y quedan con la característica forma puntiaguda y cupcakes si son más planos, perfectos para decorar? Hay muchas recetas, pero con ésta subirán si el horno está a temperatura fuerte y quedarán más bajas si las horneas a menos temperatura.

Magdalenas caseras

Por cierto, estas magdalenas son sin lactosa y están… buenísimas.

 Ingredientes para unas 30 unidades:

  • 6 huevos medianos
  • 200 g de azúcar
  • Un pellizco de sal
  • 200 ml de aceite de girasol
  • ralladura de limón
  • 300 g de harina
  • 15 g de gasificante ("levadura química" o "el sobrecito rojo")

Enciende el horno. Mezcla bien todos los ingredientes (ve incorporándolos en orden). Rellena hasta la mitad los moldes para magdalenas y espolvorea con un poco de azúcar por encima. Hornea unos 10 minutos a 200ºC.

Cupcakes decorados con fondant

Puedes decorarlas con un rosetón de nata, frosting o adentrarte en el mundo del fondant.

Dales un toque especial para cada celebración sin complicarte: colorante verde en la masa para un candy bar de San Patricio, azul o rosa para la fiesta de bienvenida del bebé o naranja para una merienda por Halloween.

Si no han subido, prepara un frosting sencillo montando nata, crema de queso y azúcar. Añade un poco de colorante o ponle fideos de colores por encima. ¡Un postre de profesional!