Vestir a los niños de marinero para recibir la Primera Comunión es tradición desde los años 50. Por aquel entonces la fiesta posterior solía consistir en un sencillo chocolate con churros. Hoy en día nos gusta aprovechar para pasar un buen rato con la familia y los amigos, a los que seguro vemos menos de lo que nos gustaría, y ¿qué mejor manera que con una temática marinera renovada?  

Cartel fiesta marinera

Poner carteles indicando las diferentes zonas de la fiesta siempre es buena idea

Los colores: en esto no hay duda, el azul y el blanco son los auténticos protagonistas, a los que puedes añadir un toque de rojo. Úsalos tanto en la vajilla como en todos los elementos de la decoración e incluso para los recordatorios o el packaging.

Un consejo válido para cualquier idea es que en todos los rincones de la fiesta haya armonía entre el tema y los colores escogidos. La mesa de los dulces, la de los detallitos para los invitados, el photocall, …

Vasos marineros

Los recipientes: usa recipientes reutilizados de cristal, botellas de diferentes formas y tamaños, botes de conservas, … Tal cual o decorándolos con trozos de red y cuerda, quedarán genial como decoración o para llenar de chuches (usa para esto último los de boca ancha). Intercala los botes transparentes con algunos en blanco y/o azul. Puedes incluso utilizar vasos decorados para llenar de snacks. Una sencilla caja de madera con un retal de red también se convertirá en un gran recipiente.

Una idea divertida y sencilla de hacer, es doblar papel kraft haciendo un barquito (¡seguro que aún te acuerdas de cómo se hacía!). Hazlos de diferentes tamaños y llena de golosinas o frutos secos los más grandes.

Los detalles: al final son los que más cuentan. Puedes colocar el picoteo en una sencilla bandeja blanca siempre que vaya con sticks o pinchos de banderitas marineras u otros motivos relacionados con el mar. Una red marinera de fondo, una guirnalda temática en el frente de la mesa, un poco de confeti de mesa con motivos de anclas esparcido, …

Barco de papel kraft

Si no te sale no desesperes, siempre puedes comprar unas bandejitas kraft

La comida: no hace falta que sea nada especial, como os decía, al final son los pequeños detalles lo que le dan sentido al conjunto. Juega con los colores escogidos con las gominolas en brochetas, corta galletas con cortapastas de anclas o estrellas Sticks marinosde mar o, si te atreves, decora cupcakes con fondant, y sino… ¡tira de toppers!

El photocall: no lo dudes, junto con la mesa buffet será el rincón más buscado. Da poco trabajo decorar un pequeño espacio en el que los invitados puedan sacarse fotos y dará lugar a infinidad de recuerdos que poder guardar de este día tan especial. Puedes usar cortinas metalizadas o tiras de papel crepé para un fondo sencillo.  Añádele elementos que evoquen al mar, la playa y el buen tiempo y deja a mano algo de atrezzo como gorras de marinero o salvavidas para hacerlo aún más divertido.

Photocall marinero

No puede faltar la zona de photocall para guardar un recuerdo de este día